Diario De Un Adicto

Diario De Un Adicto

Diario de un Adicto

Os iremos relatando nuestras aventuras desde las páginas de este diario

Capítulo 2: El día que lo pasamos de miedo

Paginas del DiarioPostado por Pablo 27 feb, 2018 22:04:21

Amanecimos el sábado dispuestos a hacer frente a nuestro día, que era ocupado nada más y nada menos que por otras 4 salas de escape. Tras un perezoso despertar, y perdernos un poco, llegamos con algo de retraso a nuestra primera sala del día, Cronologic 2. Y es que, aunque nuestras bromas fueron que una vez dentro podríamos volver atrás en el tiempo para evitar el retraso, esto no fue posible y jugamos con algo menos de tiempo por tardones, como es lógico. Pero esto no fue ningún problema, ya que logramos superar nuestra misión con un final muy épico, quizás el mayor de la ruta, viendo como Peloto (Víctor) se lanzaban en plancha por el suelo para intentar escapar del juego con el crono a punto de terminar. Una sala que la verdad nos gustó mucho en cuanto a juegos y ambientación, y que nos sorprendió por muchos factores.

Para cuando quisimos salir y terminar el vídeo en directo, era tarde y nuestros estómagos rugían pidiendo que los llenásemos y recargásemos pilas para lo que nos quedaba por delante, que no era poco. Quedamos a comer con los amigos de Puta Vida Tete y Óscar de 4 Encerrados, cerquita de la siguiente sala que nos tocaba, para no ir muy apurados de tiempo. Durante una comida debatiendo de salas, de esas que tanto nos gustan en la comunidad escapista, coincidimos con Aitor (creador de Swat y La Mina) al cual tuvimos el placer de conocer, aunque le veríamos más tarde; pues La Mina era la última sala que jugaríamos en el día, pero no adelantemos acontecimientos.

Nos dirigimos a nuestra segunda sala de esta jornada de escapismo: Resistance. Sala de la que habíamos visto mucho en el último año dado el curro que llevó a su creador, el cual iba subiendo fotos del proceso creativo dando muchas ganas de aventurarse a jugarlo. Y como no podía ser de otra forma, allí nos plantamos. Un Escape Room que tiene un gran trabajo detrás en la parte de ambientación ya que todo se ha hecho a mano, llevando más de 1 año el terminarla, algo que os hará tener una ligera idea de lo que hablamos. Tras finalizar el juego coincidimos con nuestros compañeros escapistas Angy y Dalber de El Zorro y la Coneja y también a los chicos de Ocio Terror, los cuales nos advirtieron de la sala que íbamos a realizar a continuación.

Nos dirigimos al punto en el que viviríamos nuestro primer Escape Room de terror como equipo. Y menuda experiencia… dando momentos bastante épicos que pasaré a describir a continuación. Nuestro destino no era otro que WhiteChapel, en el cual visitaríamos el barrio donde Jack el Destripador acabó con cada una de sus víctimas. Ante una experiencia de tanto terror Peloto decidió no entrar y dejarnos a los otros 4 solos ante el peligro, siendo el equipo que según nos dijeron más había costado que avanzase debido al miedo (yo a la cabeza de todos al estar paralizado jaja). Un gran juego del que salimos encantados, dejando frases como “Lo estoy pasando muy mal” (la cual era repetida a mis compañeros en diferentes puntos del juego, con la cara pálida y temblando), o el ya conocido momento del vídeo en directo en el cual concluí que “Lo pasamos de miedo”.

Todavía con el subidón de la sala, pusimos rumbo a Unreal para jugar La Mina y disfrutar de una sala de la que tanto habíamos oído hablar a muchos compañeros escapistas. Y que razón tenían… dispuestos a ser unos mineros profesionales logramos salir del juego en una hora cuando su duración era de hora y media, todo un tiempazo y un gran trabajo en equipo que demostró nuestra compenetración jugando. Épico también sería el vídeo en el cual llegaríamos incluso al despelote total y absoluto por parte de Aitor con un gran momento, e incluso con alguna que otra anécdota que no desvelaremos :) Y a las 12 de la noche muchos diréis… se fueron a descansar… ¡Pues no!
Teníamos una entrevista por delante con Aitor, la cual aprovechamos para decir que podréis ver cuando acabe nuestras crónicas del paso por Barcelona. Una vez finalizada, ya cuando daban las 3 de la mañana, nos dirigimos a dormir... pues en tan solo 5 horas nos levantábamos pues un hotel precisaba de nuestra ayuda para acabar con los fantasmas, pero eso... lo contaremos otro día :) Hasta entonces... CAÑA AL CANDADO!







  • Comentarios(0)