Diario De Un Adicto

Diario De Un Adicto

Diario de un Adicto

Os iremos relatando nuestras aventuras desde las páginas de este diario

Capítulo 3: El fin de la ruta

Paginas del DiarioPostado por Pablo 20 mar, 2018 17:01:30

Amanecía el tercer día de nuestra ruta y una melodía resonaba en el aire dando los buenos días. Y es que, que mejor forma de despertar a mis compañeros que poniendo la canción de los Cazafantasmas a todo volumen; recordemos que hacía pocas horas que habíamos cogido la cama tras nuestra entrevista con Aitor, y ese día tocaba madrugar para nuestra siguiente cita.

¿Y por qué este tema musical para arrancar la mañana? Básicamente estaba relacionado con la sala a la que pondríamos rumbo. Y es que en Mataró estaba esperándonos Secret Box y su sala Mysterious Room… que como muchos sabréis está basada en los Cazafantasmas. Os podemos asegurar que esta sala fue una regresión a nuestra infancia, sintiéndonos verdaderos Cazafantasmas. Tras finalizar, realizamos nuestro habitual vídeo, y nos dieron una camiseta del escape, por la cual volvemos a darles las gracias ya que fue un gran detalle que quisieron tener con nosotros. Gran experiencia la vivida en Mataró y estamos deseosos de volver para probar sus otras experiencias de La Momia, pero sobretodo, del Equipo A.

Tras esto nos dirigimos de nuevo a Barcelona, dispuestos a ser secuestrados… sí, habéis leído bien. Con frases repetidas por mí durante todos los días anteriores, y este no iba a ser una excepción. Preguntando… “Pero… ¿Nos van a pegar?” lo cual quedó grabado a fuego como una de las frases del viaje por la cual soy consciente que se meterán conmigo durante muchos años. Tras quedar en un parking con nuestros secuestradores comenzó la experiencia, pero el resto deberéis descubrirlo vosotros mismos. Hablamos de Kidnapped, una sala de escape muy diferente e inmersiva en la que lo pasamos en grande.

Tras terminar estaba previsto que Txuxi, Laura y Samu pusiesen rumbo a Madrid… pero ante la posibilidad de jugar un gran sala como era Refugio 27 decidieron quedarse a vivir con nosotros la experiencia. Pero no adelantemos acontecimientos, ya que antes de eso decidimos aprovechar nuestro primer hueco libre de los días que habíamos estado por allí, para hacer algo de turismo. Llegando a pisar los aledaños del Camp Nou… (muy a nuestro pesar tal y como se puede apreciar en la foto) y realizando una visita express al exterior de la Sagrada Familia, con una nueva entrega de Con La Música a Otro Escape entre medias de ambas visitas.

Una vez estábamos cerca de Maximum, quedamos con Dimitri (para quien no lo conozca, dueño y creador de Escapeway) y Eva. Tras tomar algo con ellos, sí que fue el turno de nuestra última sala todos juntos… y menuda sala. Refugio 27 pasó a convertirse en la mejor sala de todas las que habíamos hecho hasta entonces por Barcelona. Tras ello llegó la hora de despedirnos de nuestros compañeros, que estamos seguros de que estuvieron en shock buena parte del viaje de regreso a Madrid, ante lo vivido en el tramo final de la sala. Pero la aventura de Víctor (Peloto) y mía no acabaría aquí, ya que nos dirigimos al otro local de Maximum para disfrutar de Zen Room y Prisioneros de Alkaban en compañía de Dimitri y Eva. Tras jugarla y buscar una forma de llegar a nuestro piso franco (resulta que pensábamos que encontraríamos el metro abierto pero no fue así…), nos preparamos para el último día.

Y es que ¿Qué mejor despedida que sentirte muerto? Por ello decidimos probar la experiencia de escape de Horror Box, Catalepsia. Algo único que debéis vivir para saber de lo que hablamos. Tras esto, y es que nos dimos un buen madrugón para jugarla, y cargados con las maletas (ya que yo volvería a Madrid tras comer); nos aventuramos al interior de Tolok junto a Dimitri y Eva dispuestos a seguir los pasos de Indiana Jones en una sala, que pese a llevar tiempo abierta, nos mostró un buen nivel de pruebas y ambientación.

Tras todo ello y comer, nos despedimos todos, yo incluido. Ya que tanto Dimitri como Peloto tenían una cita más tarde, con los premios Taty Hunter, mientras que yo puse rumbo en AVE a Madrid. Un fin de ruta que crearía un vínculo de lo que estaba por venir, pero eso… como muchas otras veces, es otra historia, que será contada a su debido tiempo. Hasta entonces… ¡CAÑA AL CANDADO!



  • Comentarios(0)//eldiario.escapeadictos.com/#post2